Inicio
>
 
       
 

Homenaje a Rigoberta Menchú Tum

Podemos vivir en paz respetándonos unos a otros



27-11-2013 11:34:04
Periodista:Zenaida Da Costa
Fotografo:Gerardo Soteldo


Durante el acto oficial del Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer celebrado en el TSJ, se le confirió la condecoración Eumelia Hernández en su única clase a  la Premio Nóbel de la Paz, Rigoberta Menchú Tum

Ver galería

Diputadas de la Asamblea Nacional, del Parlamento Latinoamericano y del Parlamento Amazónico, asistieron este martes  al homenaje que el Tribunal Supremo de Justicia ofreció a la embajadora de buena voluntad de la UNESCO,  Rigoberta Menchú Tum,  en el marco de la conmemoración del Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer.

La delegación estuvo integrada por la segunda vicepresidenta de la AN, Blanca Eekout, y las diputadas: Marlenis Contreras de Cabello, miembro de la Comisión Permanente de Finanzas; Gladys Requena, presidenta de la Comisión Permanente de Cultura y Recreación;  María León,  presidenta de la Comisión Permanente de Mujer y Familia;  Odalis Monzón, miembro de esta misma instancia y Zulay Martínez, miembro de la Comisión Permanente de Desarrollo Social.

Igualmente asistieron, la diputada Ana Elisa Osorio, vicepresidenta del Parlamento Latinoamericano; Dalia Herminia Yánez, representante indígena al Parlatino, la Directora de Secretaría del Parlamento Amazónico, Tania Gómez García y la vocera de los pueblos indígenas, Noely Pocaterra. 

La convocatoria incluyó a los colectivos de mujeres como La Araña Feminista, Red de Mujeres de Vargas y Asociación de Mujeres de Venezuela, así como la red de juezas para la igualdad de género, que funciona en todo el país.

Política de Estado

En esta oportunidad, la presidenta del Tribunal Supremo de Justicia, magistrada Gladys María Gutiérrez destacó el rol que desempeñan las mujeres en la sociedad, y el trabajo que realizan para alcanzar la igualdad de género.  En este aspecto expresó que en Venezuela esta lucha se ha asumido como una política de Estado, lo cual ha permitido superar patrones socio-culturales que mantienen las relaciones de dominación sobre las mujeres.

Destacó que de acuerdo a la Constitución se busca lograr la igualdad de género.  “Esta aspiración se va extendiendo cada vez más en nuestro pueblo, que reconoce en su componente femenino el invaluable aporte que hace para el desarrollo de la nación”.

Por su parte, la magistrada Carmen Zuleta Merchán, coordinadora de la Comisión Nacional de Justicia de Género del Poder Judicial señaló que se trata de un hecho inédito abrir las puertas del Tribunal Supremo de Justicia “para vestirnos de fiesta y solemnemente decir No a la Violencia Contra la Mujer en un día como hoy".


Señaló que las mujeres han recorrido un largo camino de dominación y sojuzgamiento, para lograr la liberación y que ese camino se explica porque la mayoría adquirió consciencia tardía de su marginalidad  social la cual no compone la totalidad de las mujeres, sino solo aquellas que tienen en común la consciencia real de su situación.


En el mismo orden de ideas, destacó que la Constitución Bolivariana de Venezuela empoderó a las mujeres en el proceso de reconstrucción de la República, las colocó en el eje del desarrollo político, social, económico y cultural de la Nación.
Doctora Honoris Causa

Durante el homenaje a la Premio Nóbel de la Paz, Rigoberta Menchú Tum las autoridades de la Universidad Bolivariana de Venezuela, encabezadas por su rector Prudencio Chacón le otorgaron el Doctorado Honoris Causa, “por sus aportes a la paz en diversos escenarios en el mundo”. 

Así mismo, el máximo tribunal venezolano, a través de su presidenta, magistrada Gladys María Gutiérrez  y la coordinadora de la Comisión Nacional de Justicia de Género del Poder Judicial, magistrada Carmen Zuleta de Merchán, confirió la Condecoración Eumelia Hernández, en su única clase, “por su destacada labor en pro de la causa por la igualdad, la equidad y la justicia de género, a Rigoberta Menchú, quien se convirtió en la primera en recibir esta distinción aprobada en Sala Plena”.  

Respetarnos para vivir

Este día es propicio para homenajear a las heroínas que han luchado por la emancipación de los pueblos, de su género, de sus hijos e hijas. "A nuestras queridísimas mujeres, juezas, sé que hay muchas mujeres en el sistema legal y las felicito en su día; no a la violencia contra las mujeres, podemos vivir en paz respetándonos unos a otros", afirmó  la Dra. Rigoberta Menchú Tum.  

En su conferencia “La igualdad y la equidad de género como valores fundamentales para la paz: una experiencia de vida", expresó que la dicta no por ser sabia, "solamente soy un pedazo de la memoria colectiva de Guatemala y de los Mayas, soy un pedacito de la memoria colectiva de las mujeres que he visto luchar, pero también soy un pedazo de la memoria colectiva de América Latina y de la juventud, porque a mí me tocó recibir el Premio Nobel de la Paz muy joven, sin posibilidad de hacer y engrandecer esa distinción porque teníamos que trabajar juntos quienes en aquellos años hasta en el exilio estábamos".


En su intervención hizo referencia al Código de Ética de sus ancestros ya que lo considera acorde a lo que buscan los pueblos. Al respecto precisó que los seres humanos para ser integrales, plenos y libres deben poner en práctica en su vida aspectos como: el respeto, la reciprocidad y el agradecimiento.


Se refirió al importante rol de la docencia en la construcción de una sociedad de valores. "En la docencia se tiene que cultivar mucho espíritu de servicio social. Si nosotros ponemos la docencia al servicio de la misión social, vamos a crear esos revolucionarios transformadores de las condiciones sociales injustas que pueden estar viviendo o las secuelas de nuestros pasados sangrientos y de injusticias que se han vivido y se viven en América Latina".


Sobre este aspecto indicó, que fue gracias al sentido integrador entre los países de América Latina profesado por el Comandante Hugo Chávez Frías, que se comenzó a sentir con fuerza la voz de los pueblos. Agregó que Chávez usó el poder que el pueblo le transfirió en beneficio de la sociedad.


"Algunos en América Latina con el poder hicieron genocidios, etnocidios, mataron, encarcelaron, torturaron, aniquilaron la voluntad de la ciudadanía indefensa, hicieron cárceles clandestinas, etc., pero el Presidente Chávez hizo del poder una fuente de pensamiento, de convencimiento, de conciencia, de identidad latinoamericana y creó las instancias para hacerlo. Y ahora a ustedes les toca custodiar todo eso porque es un legado", manifestó Rigoberta Menchú.


Antes de culminar la actividad, el presidente del Instituto Indígena del estado Bolívar, Álvaro Hernández, y la primera dama de esa entidad, Nidia de Rangel, entregaron un documento a la Premio Nobel de la Paz, para que tramite ante la República Federal de Alemania la devolución de la "Piedra Kueka", sobre lo cual Menchú manifestó: "Para mí es un honor adherirme a la lucha de ustedes”, y solicitó al embajador de Guatemala,  ayuda para lograr este cometido.


volver